Me gusta hacer pan

2018-2-26

Me encanta hacer pan. Como casi siempre, el miedo hizo que dejara pasar mucho tiempo para empezar a aprender. Leía recetas y las guardaba, y así dejé pasar años antes de hacer la primera: un Pan de Muerto que quedó seco y sin volumen. Seguí  una receta de las que tenía guardadas, pero no tenía idea de cómo amasar, ni cuándo dejar de hacerlo. Tampoco sabía si ya “había crecido” lo suficiente para meterlo al horno. Y cuándo sacarlo, fue otro dilema.    Un día, a mi marido le regalaron una máquina para hacer pan.   Ahí empezó todo.  De eso ya ha pasado mucho tiempo, y aunque la máquina sigue en uso y  me aterra pensar que deje de funcionar, desde entonces he leído más acerca de cómo hacer pan, diferentes métodos e  ingredientes. Aprendí a hacerlo con otros aparatos de cocina pero, para mi gusto el mejor método es a mano.  He tenido resultados de todo tipo: a veces buenos, a veces no. 

 

Descubrí que hacer pan es fascinante. Siempre hay algo nuevo que aprender,  nuevos ingredientes con los que experimentar. Y también con quien compartir y de quien aprender. Por ejemplo, de mi Tío con quien comparto el gusto por la cocina y que la última vez que vino me dejó un regalo maravilloso: me preparó Masa Madre.   Ya han pasado unos meses y aún sigue viviendo en el refrigerador de mi casa.  Aprendí a cuidarla y a preparar recetas con ella.  Los resultados son mejores en sabor y consistencia.  Y ya no me imagino preparar un pan sin usar una porción de ella.

Hacer pan es como en todo. Entre más lo hagas, más quieres seguir. Más panes quieres probar. La mejor experiencia es hacerlo con las manos.  Empiezas uniendo los ingredientes. Cuando te das cuenta estás amasando. Es algo instintivo.  Y tienes que ser constante y paciente.  Sabes que tienes que seguir hasta que sientes que ya es hora de parar.  No sabría explicarlo.  Hay que hacerlo para saber.   Aunque hacer pan no es complicado,  tiempo y paciencia son indispensables;  como para casi todo en la vida.  Por eso creo que hacer pan desarrolla la habilidad de ser paciente y darle tiempo al tiempo.   Si no amasas lo suficiente, el pan no sale bien; si no esperas lo necesario, tampoco tendrás un buen resultado.  Y en la vida, muchas cosas son así.   Es cosa de atreverse, probar, sentir, aprender y volver a empezar.

Please reload

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA LA COCINA

  • Ingredientes de calidad.

  • Preparación meticulosa.

  • Tiempo necesario.

  • Pasión y gusto.

©2017 María Cristina, Zona Esmeralda, Atizapán Estado de México
info@maria-cristina.com.mx. Desarrollado por DRAA.

  • Facebook